Ministerios

 

Banda de los Líderes Victoriosos: La B.L.V. es el ministerio de los jóvenes. Este ministerio tiene como objetivo promover el crecimiento espiritual de cada joven, a través de estudio bíblicos, servicios de jóvenes, actividades enfocadas para el crecimiento del joven. El ministerio de jóvenes se encarga en levantar fondos para literatura de alcance a nivel internacional. Los jóvenes son una parte importante en la Iglesia local.

 

Movimiento de la Banda de Asamblea: El M.B.A. es el ministerio de grupos de oración. El objetivo de tal ministerio viene de la Palabra de Dios cuando el suegro de Moisés siendo inspirado de parte de Dios le mostro el plan de organización. El pastor local nombra un líder para cada grupo, y el objetivo del grupo es de tener servicios y devocionales en hogares que no conocen a Cristo y a través del Espíritu Santo traerlos a los pies de Cristo y invitarlos a un camino con él y así creciendo la Iglesia local. 

 

La Banda Misionera Femenil: La Banda Misionera es el ministerio de damas. Las damas toman parte en un ministerio esencial para el desarrollo de la mujer cristiana en nuestro tiempo a través estudios bíblicos enfocados en el desarrollo espiritual de la mujer, el Club Dorcas que es un club de damas para compartir estudios bíblicos y ayudas espirituales. Las damas también están encargadas de los meses de Octubre y Marzo de Misiones en las cuales actividades son coordinadas para levantar fondos para misiones mundiales.

 

Departamento de la Escuela Dominical: La Iglesia de Dios en estos últimos días todavía ve la necesidad de tener un tiempo especial los domingos enfocados en las familias, jóvenes, parejas y niños para poder crecer en su conocimiento de la Palabra de Dios. El departamento de la Escuela Dominical opera varias divisiones enfocadas en la ayuda espiritual del individuo.

 

Asociación de la Marca de la Iglesia de la Profecía: El A.M.I.P. es el ministerio de historia y herencia de La Iglesia de Dios. Su objetivo es de ensenar y mantener el patrimonio y herencia viva en las vidas de cada miembro y visitante. El A.M.I.P. también como asociación requiere que cada miembro se es posible page una cuota de $10.00 al año para apoyar el mantenimiento de las Oficinas Internacionales. Cada iglesia local que llega a ser 100% en A.M.I.P. que cada miembro de tal iglesia local sea miembro recibe un certificado y su nombre en la revisa oficial de la Iglesia a través del año.

 

Ministerio de Niños: El ministerio de niños va mano a mano con el ministerio de jóvenes la B.L.V. los niños se les llama espigadores queriendo decir que ellos también se les tiene que ensenar en la Palabra de Dios. El ministerio de niños promueve el crecimiento espiritual de cada niño a través de estudios bíblicos a nivel de cada niño, y cada año una escuela de verano para los niños.

 

Departamento de Evangelismo: Este departamento tiene objetivo de que cada persona en la comunidad conozca quien es Cristo y Su Iglesia.  A través de repartir tratados que hablando de Cristo y dirigir campañas evangelistas en la comunidad. Sin el evangelismo no puede ver Iglesia local, siendo que tenemos que cumplir la gran comisión de predicar el evangelio completo a toda criatura.

 

Departamento de Relaciones Públicas: La manera en que la comunidad ve a la Iglesia es importante. Tenemos la responsabilidad que todos conozcan de Cristo y Su Iglesia. El departamento de Relaciones Publicas operar la publicación de eventos y servicios en la Red Internacional, periódicos, televisión y radio.

 

Ministerio de la Familia: El ministerio de la familia, es sumamente importante siendo que no puede ver iglesia local sin familias. Dios siempre ha trabajado a través de las familias. Este ministerio tiene como objetivo enseñar y demostrar a los demás la importancia que una familia este unidad en Cristo y que Jesús sea lo más importante en la familia.

“¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? No está aquí, sino que ha resucitado” (Lucas 24:5-6

)

 

De Jehová es la Tierra y su plenitud; el mundo, y los que en el habitan

Salmos 24:1