Minutas de la Primera

 

 

Asamblea Anual

26 y 27 de enero 1906

 


Minutas de la Primera Asamblea Anual de las Iglesias del Este de Tenesí, Norte de Georgia y Oeste de Carolina del Norte, conducida los días 26 Y 27 de enero de 1906 en Camp Creek, Carolina Del Norte, E.U.A.

 

Nota: Esperamos y confiamos que ninguna persona o agrupación de personas jamás usen estas minutas o alguna parte de estas como artículo de fe para establecer una secta ó denominación. Los temas fueron discutidos solo para obtener luz y entendimiento. Nuestros artículos de fe fueron inspirados y conferidos por los Santos Apóstoles, y escritos en el Nuevo Testamento, nuestra única regla de fe y practica. Se declaró abierta la sesión y los devocionales fueron dirigidos por el pastor A. J. Tomlinson.

 

Después de la debida consideración, la Asamblea aceptó para regirse el siguiente lema: No nos consideramos a sí mismos como un cuerpo legislativo o ejecutivo, sino judicial solamente. El asunto de que si debía hacerse y preservarse un registro de esta u otras asambleas semejantes fue debidamente discutido por el diácono J. C. Murphy y otros, fue aprobado y recomendado como escritural.

 

La Asamblea discutió la conveniencia de que cada iglesia local hiciera y conservara su propio registro. Considérese esto en armonía con la enseñanza del Nuevo Testamento y aconséjese que cada iglesia local lleve y preserve un registro de todas las transacciones de la iglesia. Los Hechos de los Apóstoles se pueden seguir como ejemplo.

 

La comunión y el lavatorio de pies fueron debidamente discutidos por el anciano R. G. Spurling y otros. Fue el sentir de la Asamblea de que la comunión (Santa Cena) y el lavatorio de pies son doctrinas enseñadas por las Escrituras Neo Testamentarias, y deben practicarse en el mismo servicio o en ocasiones diferentes, como lo consideren las iglesias locales. Para preservar la unidad del cuerpo y obedecer la Sagrada Palabra, nosotros recomendamos que cada miembro practique estos sagrados servicios. Además, recomendamos que estas santas ordenanzas sean observadas una o más veces cada año.

 

Los servicios de oración fueron discutidos por el Hermano Alexander Hamby y otros. Es por tanto, el sentir de ésta Asamblea que recomendemos, aconsejemos e instemos a que cada iglesia local conduzca por lo menos un servicio de oración a la semana. Recomendamos, además, que en cada iglesia, alguien que sienta la inspiración del Espíritu Santo o sea escogido por la iglesia, se encargue de conducir tal servicio de oración regularmente y en su propio orden.

 

El Evangelismo fue discutido por el pastor y otros. Se expusieron reportes acerca del trabajo hecho el año anterior. Consagración de parte del grupo. Después de considerar los campos listos para la siega y las puertas abiertas al evangelismo este año, hombres fuertes lloraron y dijeron que no solamente estaban dispuestos, sino realmente ansiosos de ir. Es por tanto, el sentir de esta reunión, que hagamos lo mejor que podamos para marchar a través de cada puerta que se abra en este año y trabajar con mayor celo y energías en la tarea de la difusión del glorioso evangelio del Hijo de Dios.

 

El evangelista M. S. Lemons predicó un mensaje sobre El Uso del Tabaco. Este tema fue discutido por otros. Después de la debida consideración, esta Asamblea apoyó unánime la enseñanza contra el uso del tabaco en cualquier forma. El fumar es ofensivo para aquéllos que no lo usan; debilita y altera el sistema nervioso; es pariente cercano de la borrachera; es de mal ejemplo e influencia para la juventud; un gasto innecesario, dinero que debería ser usado para vestir al pobre, difundir el evangelio o emplearse en erigir hogares más cómodos en el mundo. Por último, creemos que su uso es contrario a la enseñanza de la Escritura, y como Cristo es nuestro ejemplo, no podemos creer que El lo usaría en ninguna forma o bajo alguna circunstancia.

 

Además, recomendamos y aconsejamos que los ministros y diáconos de cada iglesia hagan un esfuerzo especial para utilizar su influencia en contra de su uso y tratar tierna y amablemente con aquéllos de la iglesia que lo usan pero insistir con espíritu compasivo de que su uso sea descontinuado tanto como sea posible. También aconsejamos que los diáconos se encarguen de rendir un reporte al fin de cada año acerca del número de los que han sido inducidos a dejar el hábito y librarse del deseo, igualmente del número de los que aun continúan usándolo, y llevar tal reporte a la Asamblea General. (NOTA: Concerniente al asunto del tabaco, a los miembros ahora se les prohíbe el uso de éste en cualquier forma.)

 

El culto familiar fue discutido por Andrew Freeman y otros. Es por tanto, el sentir de esta Asamblea que recomendemos e instemos a que las familias de todas las iglesias se ocupen e este tan sagrado e importante servicio, por lo menos una vez al día, a una hora que más conveniente sea para la casa y que los padres se encarguen de que cada hijo sea enseñado tan temprano como sea posible, a reverenciar a Dios y a sus padres, escuchando quieta y atentamente la lectura de la Palabra de Dios e inclinando sus rodillas durante la oración. Igualmente, recomendamos que los ministros diáconos de cada iglesia usen su influencia hagan un esfuerzo especial por animar a cada familia en la iglesia a ocuparse en este ejercicio devocional todos los días, y que los diácono aseguren la información correcta y hagan un reporte del número de familias que han sido inducidas a considerar este servicio durante el año, el número de familias que hace de él una práctica regular, aquellas que no lo practican y llevar este informe a la Asamblea anual o general.

 

La Escuela Dominical fue discutida brevemente por el anciano W. F. Bryant, Malissie Murphy y otros. Nosotros favorecemos grandemente este importante servicio como un medio para enseñar a los niños a reverenciar la Palabra de Dios y a la casa señalada para la adoración; además para elevar la moral de una comunidad.

 

Es por tanto, el sentir de esta Asamblea recomendar, aconsejar e instar a que cada iglesia local tenga una Escuela Dominical cada domingo durante todo el año, si es posible. Aconsejamos a los obreros que hagan todo lo que puedan para propagar los intereses de la Escuela Dominical, y averiguar en qué lugares aún no hay y organizar una donde sea posible hacerlo. Creemos que una Escuela Dominical a veces puede ser organizada y funcionar con éxito donde una iglesia no podría ser establecida inmediatamente, abriendo así y preparando el camino para una obra más permanente en el futuro. Se recomienda, además, que las Escuelas Dominicales se conduzcan por la mañana, cuando sea posible hacerlo a esa hora.

 

Cuando un miembro fiel o de buena reputación se muda de la vecindad de una iglesia a otra, recomendamos que se le dé una carta de recomendación a petición de dicho miembro, de acuerdo con Romanos 16:1, 2: “Encomiendo empero a Febe nuestra hermana, la cual es diaconisa de la iglesia que está en Céncreas: Que la recibáis en el Señor, como es digno a los santos.”

 

Recomendamos una unión y confraternidad más estrecha entre todas las iglesias. Por tanto, inferimos que una Asamblea compuesta de ancianos, hombres escogidos y las mujeres de cada iglesia, una vez al año, es de gran importancia para la promoción del evangelio de Cristo y Su Iglesia. Por consiguiente, de común acuerdo, elegimos y separamos los jueves, viernes y sábados antes del segundo domingo de enero de cada año para esta Asamblea especial, a menos de que no surjan circunstancias adversas. El lugar será escogido después, conforme las providencias de Dios y Su Espíritu nos guíen.

 

Pareció bien al Espíritu Santo y a nosotros congregamos de común acuerdo, con el Espíritu de Cristo en medio de nosotros, y después de mucha oración, discusión, estudio de las Escrituras y consejo, recomendar estas cosas necesarias y que sean ratificadas y observadas por todas las iglesias locales. Es el deber de La Iglesia de Dios ejecutar las leyes dadas a nosotros por Cristo a través de sus Santos Apóstoles.

 

Se dio por terminada la Asamblea: sábado 27 de Enero de 1906, a las 7:30 P.M.

 

“¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? No está aquí, sino que ha resucitado” (Lucas 24:5-6

)

 

De Jehová es la Tierra y su plenitud; el mundo, y los que en el habitan

Salmos 24:1